Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat. Ut wisi enim

Vísteme despacio que tengo prisa, Edificio Soleo

Vísteme despacio que tengo prisa, Edificio Soleo

La cimentación de un edificio conlleva una serie de riesgos agravados por la inestabilidad del terreno y el empleo de medios auxiliares de envergadura. En este caso lo tenemos todo a nuestro favor, un tiempo bastante seco, terreno con poca absorción, buen cálculo y planificación de los trabajos a la par que una mano de obra muy cualificada.

Esto no quita que el riesgo exista y debamos extremar las precauciones. El ritmo de trabajo tiene que ser pausado y constante, es la forma de que finalmente entregamos una obra con la calidad exigida por el comprador de vivienda.

Podríamos duplicar los trabajos e iniciar bataches simultáneamente en la cara sur del solar?, quizás, pero correr el riesgo de que se nos caiga un muro o perjudicar la calle pública, no es una opción. La marcha pausada permite analizar el comportamiento de los elementos instalados y progresar según las circunstancias del terreno. En estas fotografías se aprecia como, teniéndolo claro, somos capaces de hormigonar un muro de 12 metros con seguridad absoluta, no se movió ni un bordillo.

Os aseguro que desde abajo la perspectiva cambia y hay mucha obra ejecutada. La semana próxima terminaremos los muros perimetrales de esta zona y empezaremos a hormigonar zapatas a la par que continuaremos con muros de segundo sótano. Todo a su tiempo.

Buen fin de semana.

 

 

 

Dejar un comentario

15 + 20 =